PUBLICACIONES

1.- Nombre y edad de tus hijos

León está por cumplir 5 años y Baltazar tiene 2 años.

2.- ¿Qué instancias compartes con ellos?

Diría que casi todas, me considero un padre presente y muy cercano a mis hijos.

En cuanto a las actividades o tiempo juntos, con Ale (mi Señora) nos preocupamos mucho de buscar un equilibrio en los tiempos que compartimos, a veces ellos nos acompañan a nosotros y nosotros también a ellos en sus cosas, como andar en bicicleta, hacer pistas de autos, construir aviones, autos y barcos con deshechos, dibujar, pintar y regaloneadas sesiones de películas.

3.-Comparten de alguna manera tu interés por el arte?

Sí, mucho.

Sin imponerles nada ellos siempre me quieren acompañar al taller y no necesariamente están conmigo. Si yo estoy pintando ellos generalmente prefieren ir al taller de ceramica y trabajan con Diego y la Magi (ayudantes del taller) haciendo figuras. Ahora a León le ha dado con hacer el volcán Chaitén, la noticia le llamó mucho la atención y ha hecho una serie de tres volcanes en erupción increíbles y por supuesto Baltazar le copia.

4.-¿Qué quieren ser cuando grandes?

León tiene tal chifladura por los autos que sería capaz de cualquier cosa con tal de estar cerca de ellos, lo último que me dijo fue que quería tener un porche cuando fuera grande y trabajar en una bomba de bencina, de bencinero.

Baltazar no estoy claro que quiere ser hoy, lo que si se es que lo que sea debe ser GIGANTE Y RAJAO.

5.-¿Te gustaría que fueran artistas?

No especialmente, me gustaría que fueran felices y para eso hay que seguir la vocación, cualquiera sea.

6.-¿Pintas con ellos?, ¿dejas que entren a tu taller?

Por supuesto, mi taller es tan mío como de ellos.

7.-¿hay algún recuerdo especial que tengas con tus hijos en el día del padre?

Sus caritas felices, con sus manitos llenas de trabajos manuales hechos por ellos entrando a la pieza y diciéndome feliz día papá.

8.- ¿Cómo compatibilizas tu trabajo y el ser papá?

Trabajando en horario de oficina como la mayoría de los papás, dándoles la libertad de que ellos elijan si quieren o no acompañarme al taller y dejando los fines de semana exclusivamente para ellos. Con estas medidas, entre otras, construyo una estructura tradicional para un oficio no tradicional en el que mis niños van a crecer en atmosfera muy parecida a la de sus amigos y compañeros. No quiero que se sientan nunca niños especiales o diferentes, con Alejandra queremos niños maravillosamente normales.